Ingresa una palabra

Mundo flotante del período Edo

Mundo flotante del período Edo

La colección artística “Mundo flotante del período Edo”, estuvo casi un siglo sin ver la luz. El año pasado, el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), presentó durante tres meses su compilación de arte japonés, compuesta por 22 estampas y 5 pinturas provenientes principalmente de los siglos XVIII y XIX.

Dada la importancia, este conjunto de obras se exhibiró por primera vez en nuestra región, siendo ésta la inauguración de las exposiciones temporales que realizará este año el Museo Baburizza, y se desarrolla en el marco del programa oficial de actividades del Foro APEC Chile-2019. Cuenta también con el apoyo de relevantes instituciones, como la Ilustre Municipalidad de Valparaíso, El diario Mercurio de Valparaíso, Universidad de Valparaíso, Coopeuch, Ministerio de las Culturas y el Museo Nacional de Bellas Artes.

Fernando Pérez, director del Museo Nacional de Bellas Artes, señaló que “para el Museo Nacional de Bellas Artes constituye una labor muy importante el que las obras de su colección sean conocidas más allá de su sede. Especialmente, aspectos que son relativamente desconocidos de dicha colección. Así responde el museo a su denominación de Nacional y a una adecuada presencia territorial”.

“El conjunto de obras de arte japonés que posee el museo tiene particular importancia, la que hoy debemos mirar con nuevos ojos. Las miradas cruzadas entre el arte oriental y el occidental constituyen un episodio cultural de la máxima importancia al menos desde el siglo XVIII. Poner a disposición de público estos ricos procesos de intercambio, en un mundo globalizado, a través de un relevante conjunto de obras de arte es sin duda una contribución cultural significativa”, agregó el director.

La muestra presenta 27 piezas originales creadas con la técnica de estampado en color “ukiyo-e”, que significa “Imágenes del mundo flotante” y con la técnica de pintura a tinta negra llamadas “sumi-e”.

Natalia Keller, curadora de la exposición, señaló que “el corpus más extenso es de las piezas llamadas bijin-ga, o ‘bellas mujeres’, dentro del cual se pueden reconocer mujeres en actividades cotidianas, geishas y cortesanas. Otro grupo en la colección son las imágenes realizadas mediante la técnica de pintura a tinta negra llamadas sumi-e, que tiene su origen en China y fue transmitida a Japón en el siglo XII por los monjes budistas zen”.

Las obras representan distintas temáticas: leyendas; guerreros; geishas y cortesanas. Por su frágil belleza, dichos asuntos expresaban plenamente el mundo efímero que el “Ukiyo-e” deseaba fijar por un instante: hojas mecidas por el viento, el movimiento de las olas del mar, un gesto detenido a medio camino. Tradiciones y costumbres japonesas, que influenciaron fuertemente a grandes artistas impresionistas y post impresionistas como Vincent Van Gogh, Edgar Degas y Henri Toulouse-Lautrec.

Rafael Torres, director del Museo Baburizza, mencionó que “es una muestra delicada, que presenta la esencia del arte nipón. Estamos muy contentos de que sea en el marco del foro APEC, ya que es una gran manera de demostrar que la cultura también es un elemento generador de desarrollo y de vínculos entre culturas y comunidades tan distintas como las que participan de este foro”.

“Me gustaría agradecer al Museo Nacional de Bellas Artes, por permitirnos tener esta importante colección de arte en nuestro museo. Valparaíso es una ciudad que se relaciona directamente con la cultura, y sin duda esta exposición ayudará especialmente a la formación de cientos de estudiantes que nos visitan a diario”, añadió Torres.

Procedencia

Estas obras ingresaron al patrimonio del Museo Nacional de Bellas Artes en 1930, sin tener gran información sobre su procedencia. Tal como se señala en documentos del MNBA, se realizó una investigación para la exposición, y se logró identificar que la colección oriental, llegó gracias a la gestora de arte, escritora feminista y periodista, Luisa Lynch, quien fue esposa del diplomático Carlos Morla Vicuña, el que se dedicó al servicio diplomático durante largos años, viviendo en Japón durante 1898.

Es en el país nipón, donde Luisa Lynch comienza a coleccionar gran cantidad de objetos artísticos japoneses. Al enviudar, la escritora regresa a Chile en 1902, relacionándose a actividades de beneficencia y apoyo de artistas. Algunas de las estampas se exhibieron en 1910 en la Exposición Internacional con la se inauguró el Palacio de Bellas Artes; y luego en 1927, pasando a ser parte del inventario del MNBA en 1930.

Finalmente, la colección de Estampas Japonesas se presentará hasta el 23 de junio en la sala de exhibición del Museo Baburizza, y tendrá entrada liberada para todo público.

 

 

ETIQUETAS: #ArteJapones #ColeccionMNBA #Museobaburizza #Mundoflotante #PeriodoEdo l Facebook, Instagram, Twitter: Museo Baburizza

css.php