Ingresa una palabra

Noticias

“El exilio de la Mamushka”, nueva novela del escritor magallánico Guillermo Mimica, se presenta en el Museo Baburizza

“El exilio de la Mamushka”, nueva novela del escritor magallánico Guillermo Mimica, se presenta en el Museo Baburizza

  • La obra será presentada por Nicolás Porras y Marcelo Mellado, el próximo miércoles 2 de mayo, a las 19.00 horas, en el auditorio del recinto.

 

A continuación trascribimos una entrevista del autor con el portal Hrvatis, donde nos cuenta más detalles de la obra.

 

Cuéntenos sobre la temática del libro.

Los hechos descritos en la novela transcurren durante casi tres décadas en tres países: Francia, Chile y Rusia. Pero a través de los hechos está también presente una gran parte de la historia del siglo XX. El relato pone en relieve a dos personajes principales: Un ingeniero chileno, exiliado en Francia, que retorna al país en compañía de un amigo francés, quien busca las huellas de un tío abuelo, sacerdote redentorista. El viaje permite al chileno ir encontrándose con su propio pasado y con su nuevo país. La dama rusa – la Mamushka de la novela – aparece por casualidad en el avión que conduce a los amigos hasta Chile. Ella viaja a Miami, para casarse con un magnate americano. Años después, El Exiliado y la Mamushka se encuentran nuevamente, y durante la amistad que se genera entre ambos, se van contando sus vidas en todas sus facetas, donde más allá de las diferencias culturales, se van descubriendo inimaginables similitudes. El vodka se encarga de ir abriendo los corazones. “Los exilios suelen parecerse, como los regímenes que los provocan” –reza la contratapa de la novela.

 ¿Qué relación con su vida o connotación histórica tiene?

De mi vida poco, casi nada probablemente; salvo haber conocido también yo la ausencia de mi país por muchísimos años. Aunque para ser más preciso habría que decir que siempre en una obra literaria uno recoge anécdotas y vivencia personales. Las hay, están desparramadas en los capítulos del libro, pero creo que no son significativas dentro de la trama.

¿Connotación histórica? Mucha, eso espero. Es una historia imaginaria, donde los personajes son inventados, pero que podría perfectamente ser una biografía de ambos sufrimientos. La existencia de dos regímenes dictatoriales – Chile de los 70/80 y la URSS durante más de medio siglo – es un hecho incuestionable de la causa y los padecimientos de los narradores tienen que ver por cierto con los abusos sufridos por los dos personajes y sus entornos cercanos.

¿Tiene alguna relación con su libro anterior “una corbata que ata”?

Una Corbata que Ata es una crónica literaria basada en el contrapunto entre dos vidas: la de mi Nono Ivan y la mía; él habiendo dejado su tierra dálmata para venirse al extremo de América y yo haciendo el camino de regreso a Europa que él no pudo hacer. Con la misma edad con la que él zarpó de Split yo tomé en avión Boeing 707 desde el viejo Pudahuel. Ambos con poco equipaje, pero llenos de esperanza, él con sus herramientas de trabajo, yo con unos libros y una guitarra. La Corbata (Kravata) es una historia muy personal que se transforma casi en terapia y que necesitaba probablemente escribir al volver a residir en Chile. La reciente novela, en cambio, siendo una historia ficticia toma la debida distancia con el autor, y medita diferentemente en torno a valores más universales.

 ¿De dónde vienen sus raíces croatas?

De mis nonos paternos, Marja Matulić oriunda de Superar en la Isla Brač, quien llegó a Punta Arenas – para quedarse – siendo adolescente. Desembarcó sola en el muelle un día de nieve intensa, solamente acompañada por unos sus tíos lejanos, los Jelinčić. Y de Ivan, mi abuelo albañil en Mimice ( a solo 8 kilometros al Sur de Omiš) , que se dedicó a buscar oro por años en Boquerón, Tierra del Fuego, y al que le fue mal ya que terminó su vida de Bolichero en Punta Arenas. Tengo la suerte de ir seguido a Croacia y de relacionarme con la familia y muchos amigos que han pasado a ser de la familia. Los Mimica somos una gran Tribu repartida por el mundo. Se dice que a mediados del siglo XVII Mijo Tavra, un intrépido tartamudo, habría dado origen al apellido, ya que lo llamaban el mi-mi-mi-mi-ca. De eso hablo un poco en mi primer libro.

¿El lanzamiento es abierto al público?

Si, por supuesto, solo que sería preferible confirmar al Museo Baburizza ya que la capacidad de la sala es limitada: director@museobaburizza.cl

css.php