Ingresa una palabra

Crónicas

Crónica nº5: EL MAR EN LA PINTURA CHILENA.

Crónica nº5: EL MAR EN LA PINTURA CHILENA.

Tradicionalmente, las expresiones más características de la pintura se denominan géneros, entendiendo por  tales, la identificación expresada por los artistas en sus obras. Los géneros que recoge la historia del arte son básicamente los que tienen que ver con la figura humana y los que identifican a la naturaleza en sus diversas formas. Así, se señala como géneros pictóricos a los retratos, figuras y desnudos, los bodegones o comúnmente denominadas naturalezas muertas, los paisajes ya sean de campo o urbanos, los espacios interiores o intimistas, y los que tiene que ver con el mar, comúnmente llamados marinas.

Marina - Abelardo H. Cabezón

Marina – Abelardo H. Cabezón

Sin embargo, en estricto rigor lo denominado como “marina” no es más que un paisaje del mar con todas las variantes que sean posibles de expresar en un lienzo. Las marinas llegaron tardíamente a la escena artística si se les compara con los retratos y paisajes que datan desde los albores del arte. El paisaje marino y la marina  tienen sus ancestros en un motivo profundamente vinculado a la costa, cuando la naturaleza le servia al artista como fundamento a un tema. Las expresiones que tiene que ver con el mar comienzan a aparecer con los pintores holandeses y flamencos quienes maravillados por la naturaleza de sus costas, sus mares tormentosos, los efectos atmosféricos y los horizontes dieron vida a este género a fines del siglo XVII.

Mas tarde, en las finales del siglo XVIII, son los ingleses Joseph William Turner, reconocido universalmente como el principal marinista y John Constable quienes incursionan en este campo. Son sus motivos las costas abruptas, los acantilados y el río Támesis. En el siglo XIX surge en Alemania y los otros países vecinos la escuela nórdica que incursiona en los mismos temas. No es casual que la pintura con el tema del mar surja en naciones cuya vida y desarrollo estaba intrínsicamente ligada a los océanos, a la navegación y a los hechos navales. Holanda, Inglaterra, Alemania, Suecia y antes la República de Venecia han sido y son naciones con tradición marítima. En esa tradición marítima se incluye a Chile vinculado por historia con la tradición británica.

Recogiendo velas - Thomas J. Somerscales

Recogiendo velas – Thomas J. Somerscales

En nuestro país, el tema del mar está presente desde antes de la Independencia. Nuestras costas y nuestros puertos ya aparecen en las crónicas de los descubridores. El océano Pacífico, el cabo de Hornos, el estrecho de Magallanes, los canales del sur, puertos y caletas están en viejas estampas publicadas en Europa.     

Además, por razones históricas, llegaron nuestro país algunos notables marinistas europeos y que forman parte de los denominados “Precursores extranjeros de la pintura chilena” Entre ellos Charles Wood, John Searle, Thomas Somerscales, Ernesto Chartón de Treville, Juan Mauricio Rugendas, Desiree Chassin Trubert, y en los comienzos del siglo XX  Hugo Schnard-Alquist y Alf Tutt, son  los más destacados en la historia de la pintura chilena. Pero todo ese desarrollo no habría sido posible si además nuestra nación no hubiese surgido también de relevantes acontecimientos que tuvieron como protagonista a nuestro mar. La Expedición Libertadora al Perú, la Primera Escuadra Nacional, los combates navales de los primeros años del Chile independiente hasta los hechos navales de la Guerra del Pacífico tan magistralmente interpretados por Thomas Somerscales, han servido de magnifica fuente de inspiración.

Cabo de Hornos - Alf Tutt

Cabo de Hornos – Alf Tutt

Nuestro país es esencialmente una nación vinculada al mar y todo su territorio está a la orilla del océano más difícil del mundo, quizás es por ello que el tema del mar tiene otro ingrediente adicional. Nuestras costas con acantilados, peñones, playas, caletas, puertos, desembocaduras de ríos, canales y estrechos, islas y estuarios ofrecen al artista un panorama inigualable. Tampoco se puede desconocer  el borde mar con sus playas y bosques sureños casi hasta la misma orilla del mar. También el clima cambiante, el mar tormentoso con vientos huracanados, temporales y nubarrones. Faenas de pescadores, escenas de puertos, grúas y lanchones, pesqueros, viejos cargueros a carbón, veleros deportivos, lanchas maulinas y chilotas, destructores, cruceros y  navíos símbolos de nuestra historia en plena navegación o enfrentados a la furia de la naturaleza marina. Naufragios, batallas o hazañas que han quedado en los anales de la historia de la navegación nacional y universal.   

La ambientación marinera,  la descripción del movimiento de los barcos y los efectos atmosféricos tienen particulares características en el Pacífico Sur. Días cubiertos de nubes, clima duro, cambiante y radiante a veces, especialmente cuando hay momentos de calma y la luz con los rayos del sol que emergen entre las nubes que se alejan llevadas por el viento.    

Por otra parte, una de las características de la pintura chilena es el sentido de pertenencia del paisaje como temática fundamental y el paisaje marino es uno de sus pilares. Desde lo figurativo y académico hasta lo expresionista e informalista. En nuestro museo es posible encontrar obras pictóricas donde se aprecia el mar en todas sus variantes conceptuales y de cómo ha sido interpretado en diversas épocas por distintos autores.   

Frente a la Costa - Thomas J. Somerscales

Frente a la Costa – Thomas J. Somerscales

El principal marinista de la colección es Thomas Somerscales.  Le siguen más tarde Enrique Swimburn y Guillermo Grossmach, ambos surgidos de familias extranjeras avecindadas en Valparaíso. Alberto Valenzuela Llanos entre los “Grandes Maestros”. Con los inicios del siglo pasado Florencio Vial, Exequiel Plaza y a medio siglo Camilo Mori que realiza paisajes de la costa, caletas, puertos y playas. Le siguen Arturo Pacheco Altamirano, Roko Matjasic, Hugo Schnard-Alquist, Alf Tutt y Carlos Perot. Con pinturas de estos autores se constituye nuestra importante colección de temas del mar.

Por: Carlos Lastarria H – Curador del Museo.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.