Ingresa una palabra

Crónicas

Crónica n°14: Verengeville Sur Mer. Un paraíso de pintores.

Crónica n°14: Verengeville Sur Mer. Un paraíso de pintores.

Tradicionalmente se señala al poblado de Barbizon ubicado en medio del bosque de Fontainebleau como un lugar favorito de los artistas pintores. Especialmente de los artistas pre impresionistas que eligieron ese lugar para pintar al aire libre y de esa manera al liberarse de la academia y el tradicionalismo en el arte francés dar vida al movimiento Impresionista. El que cambiaría radicalmente la historia del arte a mediados del siglo XIX. En los setenta de ese mismo siglo en los Salones de París haría su presentación este nuevo movimiento. Pero no fue el único lugar elegido por los pintores, hay uno que los motivó no solo a pintar, sino que también permanecer en él y hasta hacerse enterrar en ese pequeño poblado de la Bretana francesa. Es el poblado de Verengeville Sur Mer, ubicado a la vista del canal de la Mancha en la costa de la Bretaña. Ese lugar se hizo famoso porque en ese pueblo permaneció durante muchos años Claude Monet. De alguna manera ese lugar tan bucólico, tranquilo y de buen clima también entusiasmó como a tantos otros a nuestro Camilo Mori que realizó varias de sus pinturas de la etapa europea en ese sitió además de pintar en París.

1-03 (1)

“A misa del alba” – Camilo Mori

1-04 (1)

“Puesta de sol” – Emiliano René Menard

Los nombres y los lugares se van entrelazando y esa región de la costa francesa aparece en algunos de los cuadros de la colección del museo. Uno de ellos es el cuadro “Landas y acantilados” del pintor André Dauchez (1870 – 1948) en el que aparecen tres árboles solitarios sobre unos leves montes teniendo al fondo el mar. Dauchez realizó una buena parte de su obra en ese lugar permaneciendo durante largas temporadas pintando la costa especialmente en primavera y verano. Otras pinturas de esa misma región que también se encuentran en la colección son “Vacas en el estero” y “Puesta de sol”. Ambas de Emil-René Menard (1862 – 1930). Residente casi permanente en Verengeville. Los dos forman parte de lo que se ha denominado Post impresionismo o Impresionismo tardío. Lo más sorprendente son los vínculos familiares que se establecieron entre los artistas. El pintor Lucién Simón (1861 – 1945) también frecuentaba por temporadas ese lugar y se casó con Jeanne, hermana de Dauchez. Entre las pinturas de Simón se cuentan algunas vistas de la pequeña iglesia del lugar, poco conocidas en nuestro medio pero que formar parte de museo de los impresionistas y están en las colecciones de los museos provinciales franceses. Los artistas elegían lugares como Verengeville básicamente por salir de París, huir de la capital, ciudad cosmopolita y que les era poco tranquila para pintar.

1-02 (1)

“Vacas en el estero” – Emile René Menard

1-01 (2)

“Casas viejas” – Camilo Mori

Cuando Camilo Mori estuvo en Francia en su primer viaje, entabló relaciones con muchos artistas de la vanguardia pictórica francesa y de manera especial con los últimos impresionistas. Los que frecuentaban ese lugar como si fuese un santuario del arte. De alguna manera así fue asumido por varios artistas famosos. En su cementerio descansan los restos de George Braque, Xavier Privet, Edmond Avan-Jean, Ernest Laiment y del propio Dauchez. La pintura de Camilo Mori se titula “A misa del alba” fechada en 1921. Joven Mori sin duda su convivencia con estos artistas le sirvió de conocimiento e incrementar sus temáticas. De ese mismo sector de la Bretaña es su pintura “Casas viejas” también de 1921 y que forma parte de la colección del museo. Camilo Mori fue muy variado en temáticas, pero en sus primeros años pintar nocturnos de Valparaíso y paisajes franceses fue su principal motivación.
Carlos Lastarria Hermosilla.
Curador del Museo.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.